Altcoins

Después de los retrasos prolongados, y opiniones divididas, Tezos lanza su Betanet

El polémico proyecto Tezos finalmente lanzó su ‘betanet’, tras meses de demoras reiteradas debido a problemas internos, junto con problemas legales y regulatorios. Justo antes del lanzamiento, los fundadores del proyecto explicaron que, si bien la red es funcional, todavía es de naturaleza experimental, por lo que sus usuarios no deberían sorprenderse por los probables períodos de inactividad o incluso por los ‘hard forks’ de emergencia. También se emitió una advertencia adicional, informando que Tezos no puede ayudar a sus usuarios si sus tokens XTZ se pierden o son robados.

Tezos es una plataforma de contratos inteligentes que recaudó $ 232 millones en su ICO hace un año, que fue una suma récord en aquel entonces. A pesar de que ha sido superado por proyectos tan prominentes como EOS o Telegram, todavía representa una gran confianza de los inversores en el proyecto. Solo el tiempo dirá si logra salir de  las recientes controversias que han obstaculizado el proyecto.

De acuerdo con la declaración oficial de Ryan Jesperson, presidente de la Fundación Tezos, “El futuro de Tezos está en manos de su comunidad. Este momento marca un punto de inflexión para el proyecto, y nos complace apoyar a la comunidad de desarrolladores, científicos, validadores (“bakers”) y entusiastas de todo el mundo a medida que impulsan el éxito de esta red innovadora y descentralizada”.

El Sr. Jesperson también dijo que se espera que todas las transacciones de betanet persistirán en el mainnet, cuyo lanzamiento debería comenzar tan pronto como el betanet “haya madurado lo suficiente”. La validación de bloques (igual que la minería en la red bitcoin) se conoce como “baking” en la esfera Tezos. El proyecto afirma que los miembros de su comunidad podrán comenzar el “baking” después de que se haya validado el bloque 28,672, lo que se espera que ocurra alrededor de 3 semanas.

El presidente también reafirmó la naturaleza segura de la red Tezos y ratificó que, “desde el principio, la base de código que sustenta el protocolo Tezos ha sido diseñada pensando en la seguridad. Aunque ningún sistema puede ser completamente seguro, todos los sistemas pueden mejorarse continuamente para alcanzar ese objetivo: corregir errores, mantener y ajustar el código base  e integrar funcionalidades adicionales, estas  son varias acciones que se pueden realizar mientras el betanet está activo”.

El camino de Tezos hacia el lanzamiento final ha sido problemático, con la compañía apareciendo en los titulares por los motivos equivocados en numerosas ocasiones. El problema más importante fue que, de forma similar a Ripple, los tokens de Tezos han sido considerados como una garantía por muchos de los inversores. Como resultado, la compañía ha tenido que lidiar con varias demandas colectivas, ya que no se ha registrado en la SEC y, por lo tanto, se le culpo de engañar deliberadamente a los inversionistas. Debido a la falta de registro de la SEC, los tokens XTZ legalmente no se podían haber vendido a ciudadanos estadounidenses, lo que es otro problema importante para el proyecto.

Como si eso no fuera suficiente, la Fundación Tezos se ha visto desgarrada por una división interna entre los cofundadores Arthur y Kathleen Breitman, que poseen los derechos intelectuales para el proyecto, y el ex presidente Johann Gevers. El conflicto aparentemente terminó cuando Gevers renunció en febrero, sin embargo, varias partes asociadas con el proyecto Tezos se han demandado entre sí por lo menos 4 veces.

Los conflictos internos no se detuvieron allí, ya que un par de grupos de desarrolladores anunciaron planes para crear versiones separadas de Tezos, lo que eliminaría características como los procedimientos de KYC.

Hasta ahora, Tezos es un ejemplo perfecto de cómo un ICO, con un gran potencial, no cumple sus promesas. Se espera que el betanet sirva como un trampolín, que ayude al proyecto a recuperarse, aunque las luchas internas podrían resultar demasiado difíciles de superar.

Fuente de Imagen: Flickr

Deja un comentario